Baños Sauna, Filandés y Piscina Hidromasaje


   Calor seco en el Sauna y calor húmedo en el Baño Finlandés. En ambos casos el común denominador es el calor y la transpiración su fin. Estos baños no son nuevos, desde la antigüedad se han utilizado como terapia. Mayas, aztecas, romanos, griegos y turcos ya usaban los baños de vapor a diario, algo que se sigue manteniendo en algunos países.

Estos baños eran en las antiguas civilizaciones un símbolo de alta cultura y prestigio, además de un lugar de purificación. En la actualidad se vinculan con la salud, el cuidado psicoemocional y del cuerpo.

Tanto el Baño Finlandés, también llamado turco (o hammam que significa baño en árabe), como el Sauna, tienen indiscutibles beneficios sobre la salud y el estado de la piel. Su uso regular permite prevenir enfermedades, dolencias o desequilibrios del organismo. Se utilizan con fines higiénicos y terapéuticos.

Ambos, ayudan a combatir el estrés e insomnio, debido a la liberación de endorfinas que se produce durante las sesiones.

En Brusa Club Privado contamos con Baño Sauna, Finlandés y Piscina de Hidromasaje, los cuales son un placentero y beneficioso ritual. Conozca sus características:

El Baño Bauna se caracteriza por un calor seco que oscila entre 65 y 75 grados, con una humedad relativa muy baja. se toman en cuartos de madera, con gradas para poder descansar, cuanto más arriba más calor.

Beneficios

  • Ejercita el sistema cardiovascular: la alta temperatura hace que aumente el metabolismo muscular, además vigoriza el corazón, gracias a que el calor dilata los vasos capilares e incrementa el ritmo cardiaco.
  • Elimina toxinas: abre los poros y contribuye a limpiar la piel de impurezas, ya que a través de la sudoración el organismo expulsa “productos de desecho”.
  • Mejora la respiración: ayuda a despejar las vías respiratorias, haciendo más fluida la mucosidad que pueda existir en los bronquios.
  • Mejora las dolencias articulares: la combinación de calor corporal mejora la circulación, asimismo, las emisiones de endorfinas y el calentamiento de las articulaciones rígidas alivian dolores y molestias.
  • Prepara el cuerpo para otros tratamientos terapéuticos y estéticos: tras un sauna, el estado de la piel y de los músculos es ideal para someterse a una sesión de masaje descontracturante o a cualquier tratamiento que incluya la aplicación de algún producto.
  • Ayuda a recuperar los músculos y el organismo después del ejercicio: reduce celulitis y adiposidades. Además, es beneficioso en caso de torceduras, neuralgias, espasmos musculares, rigidez articular y dolencias óseo-musculares en general.

El Baño Finlandés o de vapor se trata de un baño de calor húmedo en el que la temperatura en el suelo oscila entre 20 y 25 grados, a metro y medio unos 40 grados y a la altura de la cabeza 50 grados. Tiene una humedad del 99%, la cual produce la clásica “niebla”.

Beneficios
  • Produce una mejora general de la salud: el calor al que es sometido el organismo obliga a acelerar sus funciones metabólicas como el aumento de ventilación, la aceleración de la circulación sanguínea y estimulación de los sistemas nervioso y hormonal.
  • Elimina toxinas e impurezas: abre los poros y contribuye a limpiar la piel de impurezas, ya que a través de la sudoración el organismo expulsa “productos de desecho”.
  • Permite mayor oxigenación y revitalización de los tejidos, ayudando a retardar el proceso de envejecimiento de la piel.
  • Permite una limpieza profunda y duradera que deja la epidermis lisa y aterciopelada, ya que el vapor dilata los poros y la dermis.
  • Humedece las vías respiratorias, siendo expectorante en caso de resfriado, tos y ronquedad. Además, ayuda a combatir la bronquitis, sinusitis y otras afecciones de tipo respiratorio.
  • Aumenta la capacidad de intercambio de oxígeno y ventilación general de los pulmones y de todo el sistema bronquial.
  • Relaja el sistema nervioso: tiene resultados muy beneficiosos para todas las personas que sufren de estrés, ansiedad, depresión, etc.
  • Alisa y suaviza la piel: está indicado para los adolescentes con acné y para los hombres que deseen facilitar su afeitado. Es menos estresante para el organismo que el sauna, a pesar del efecto psicológico de “agobio” que produce la “niebla”.

La Piscina de Hidromasaje consiste en una forma de masajes con agua burbujeante. Se emplean chorros de agua que se aplican a determinadas zonas del cuerpo.

Beneficios:
  • El contraste de alta temperatura corporal de finlandés con el agua fresca de la piscina, aumenta la circulación arterial.
  • Tiene efecto relajante, antinflamatorio y reabsorbe edemas de la piel.

La Sala de Relax es una sala calefaccionada que cuenta con gradas y reposeras destinadas al descanso entre las sesiones de calor. Complementa los baños anteriores, ofreciendo una relajante pausa al estimular los sentidos con aromaterapia y musicoterapia.

Beneficios:

  • Interrumpe gradualmente el proceso de transpiración, bajando el ritmo cardiaco pausadamente al perder calor de manera lenta y con calma.
  • Al enfriar las vías respiratorias paulatinamente, evita el cambio brusco de calor intenso al fresco del exterior y, posiblemente, enfermar de un resfriado.
  • Permite relajarse al máximo, con la temperatura ideal. En esta espaciosa sala, las “siestas” son muy comunes.

Para tener en cuenta...

  • No entrar en estado de agotamiento. Después de la práctica de algún deporte o actividad física, debe descansar entre 15 y 30 minutos para que la temperatura corporal descienda. Es importante evitar someterse a un golpe de calor.
  • No entrar con hambre, ni con el estómago lleno. Deje transcurrir una hora desde la última comida.
  • Beber, en pequeños sorbos y de manera permanente, agua o una bebida rica en sales, de esta manera, somete a su cuerpo a una moderada deshidratación.
  • No recomendamos más de tres sesiones semanales.

Precauciones:

  • La alta temperatura a la que se somete al cuerpo hace que el ritmo cardiaco se duplique, pasando de 70 a 140 pulsaciones por minuto. Por lo cual, están contraindicados para embarazadas, personas con problemas de hipertensión y/o problemas cardíacos.
  • Se desaconsejan a quienes padecen trastornos de presión o a quienes presentan problemas de venas varicosas.
  • Están contraindicados para quienes sufren de dermatitis o problemas de vasodilatación.
  • También deben evitarlos las personas que padecen una enfermedad bronquial severa, epilepsia, anorexia o cólicos renales.


Solicite nuestros servicios comunicándose al:

(0342) 459 8860